jueves, 9 de junio de 2011

5 maneras de divertirte con tus hijos (BBMundo)

1. De camino a la escuela
Ciertamente no todos los padres llevan a los niños a las escuela, para la gran mayoría es porque los horarios de entrada coinciden, pero si alguna vez tienes la oportunidad o eres de esos papás que sí lo hacen, no veas esto como una hora de estrés y prisas, sino como un buen momento para fortalecer los nexos.

Hay una manera muy sencilla, leer un libro es una excelente oportunidad de aprovechar esos 15 o 20 minutos de trayecto, de preferencia que sea corto, así no interrumpirán la lectura, y que tenga temas que le interesen como cosas de terror, de piratas, que hablen sobre trenes.

Si no tienes el hábito de la lectura lo que puedes hacer es platicar con él, preguntarle desde cómo durmió hasta las cosas extravagantes que hizo el día anterior.

2. Revive los juegos del pasado
Matatena, avión, stop, serpientes y escaleras, de preferencia cualquier actividad que implique movimiento, que los invite a salir y a estar contigo un buen rato. Te aseguramos que le divertirá más que el videojuego de moda y tú lo disfrutarás más que si intentas utilizar uno de esos controles con múltiples botones.

3. Un día de cine en casa
Compren muchas palomitas, unos cuantos dulces y busca las películas favoritas de tus hijos. Cierra todas las ventanas, apaga las luces (de preferencia hazlo en la noche), vístanse con la ropa más cómoda, tomen todas las almohadas que tengan en casa y tírense en el sillón. Vean películas hasta que el cuerpo aguante.

Parece que no haces gran cosa pero para tus hijos es algo valioso e importante que le acompañes en las actividades más sencillas. Además poder tenerlos entre tus brazos es algo que siempre te agradecerán y no importa la edad, simplemente es algo que los hace sentir amados. También puedes ponerles una película que te haya encantado de chico. Es una forma de compartir con él tus gustos y enseñarle un clásico, eso hará que cada vez que la vean se acuerden de ti, por ejemplo: El mago de Oz.

4. Ráptalo de la escuela
Habla con tus superiores, pide un día para faltar al trabajo. Haz la rutina diaria, simula que todo va a ser igual, que le leerás un cuento y lo dejarás corriendo, toma la misma ruta y cuando menos se lo espere llévalo a otro lado. ¿Te imaginas la cara de sorpresa cuando vea que no van a la escuela? Vayan a desayunar, llévalo al parque, a remar, a caminar, al cine, platiquen. Será un día qué difícilmente olvidará.

5. Una tarde de helado
No importa en qué estación del año estemos, siempre un helado, una banca del parque o la banqueta de la casa son pretextos para iniciar un buen diálogo. Hablar de los temores, de lo que hace en la escuela, de cómo te va en el trabajo, de los que les gustaría hacer juntos. El helado sólo es el pretexto para conocer a tu hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...